Enfocar. Día 62

Un día, decidió dejar de enfadarse por todo lo que no podía cambiar y de repente, todos aquellos problemas que lo acompañaban y agotaban cada día, desaparecieron de su mente.

Mañana será otro día. Día 61

María siempre se despertaba con la luz del día. El martes se despertó, no vio luz y siguió durmiendo. Se despertó de nuevo, casi totalmente descansada pero como no había nada de luz en el dormitorio, dio media vuelta y a dormir. Así hasta que recordó que habían instalado unas persianas nuevas de oscuridad total.... Seguir leyendo →

Una simple nota. Día 60

Cuando llegó el revisor del gas, a su voz le costó salir para dar los buenos días e indicarle el camino a través de la cocina. Margarita se dio cuenta de que llevaba meses sin hablar con nadie. ¿Qué había pasado? Antes, hablaba con todas las vecinas, pasaban las unas a casa de las otras,... Seguir leyendo →

Más que un escarmiento. Día 59

Nunca imaginó que se sentaría en el banquillo de los acusados. Pero ahí estaba, siendo juzgada. ¿En que momento se le ocurrió preparar ese pastel "especial" para saber cuál de sus compañeros de piso le roba comida? ¿Cómo podía ella saber que estaba tomando un medicamento totalmente contraindicado con su "ingrediente secreto" y que moriría... Seguir leyendo →

Reservas de agua. Día 58

Antonio tenía el garaje lleno de bidones de agua. Tenía tanta agua que no sabía que hacer con ella. La usaba para beber, para lavarse, para regar las plantas, para lavar el coche y cosas por el estilo. Tenía tanta, tanta, tanta agua que empezó a tirarla al viento. Organizó batallas de globos de agua,... Seguir leyendo →

No lo había pensado. Día 57

¡Afortunadamente mi padre se ha dado cuenta de que mi relato de ayer no había sido publicado! Lo escribí desde el móvil y debió haber un problema con la línea 😦 Pensaba que se había publicado correctamente... He estado pensando si esto rompe el reto o no...yo me comprometí a escribir cada día y hacerlo... Seguir leyendo →

Una sensación…Día 56.

Desde que despertó tenía una sensación extraña. Sentía que olvidaba algo pero no sabía qué. Llevaba las llaves, el móvil, la cartera, las gafas de sol, la tarjeta del bus y un paquete de pañuelos. Todo parecía en orden. Iba bien vestida, no llevaba las zapatillas de casa ni los rulos, se había maquillado correctamente.... Seguir leyendo →

Falta de educación. Día 55

Hay momentos en los que somos testigos de "chiquilladas", de esas que no tienen gracia ninguna. Y te aguantas las ganas de darle una leche al chiquillo en cuestión mientras buscas a sus padres con la mirada. Pueden pasar dos cosas: -Que los padres se den cuenta y vayan rojos como tomates, a pararle los... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑